Editorial de Opinión: Perdonar sí, justificar no. -Correspondiente al Programa 2 de ¡El Lunes Empiezo! Radio-

Perdonar sí, justificar no.

Hace algún tiempo atrás, allá por mis pagos Lujanenses y participando de un retiro de meditación y yoga kundalini, luego de varias horas de introspección, cánticos y alabanzas, la maestra-guía nos convocó en ronda para un ameno intercambio de preguntas y experiencias.

LogoELEFinalRedLa primera pregunta disparadora fue muy concreta, si podíamos reconocer qué cosas eran aquellas que no toleramos de los otros. Eso que hace que se nos encienda, cuál detonante y detonado, aquella fibra explosiva que ya no nos deja actuar con la razón sino, más bien, de forma reactiva.

En esos momentos de mi vida, la pregunta pareció haber estado hecha exclusivamente para mí. Fue como si, por un momento, en ese inmenso salón colmado de almas solo quedasen dos, la de ella, mi maestra, y la mía, mediadas por un intercambio visual en el que mis ojos, tan relajados y agradecidos por las horas previas de plenitud, comenzaron a liberar lágrimas a borbotones.

Tenía una infinita lista de cosas que podría decir al respecto. Me resultaba demasiado fácil armar una planilla mental en la que clasificar las personas y situaciones que me sacaban de “eje” aunque, por primera vez, también comencé a sentir ansias por escuchar esa respuesta que hiciera de mi vida un mejor lugar en el que permanecer, y quedarme.

Ella comentó que “todos los Seres Humanos, ante una situación cualquiera, podríamos actuar de maneras similares, si hubiésemos nacidos influenciados por el mismo entorno social, cultural, emocional”. Todos somos la misma persona, tan solo condicionada por distintas realidades, dijo”.

Ante semejante declaración, comencé a chequear mi lista mental y, para mis adentros, me decía: ¡que vá, yo jamás haría eso!, ¡nunca actuaría así! Y pasados los segundos de pujantes interpretaciones, el mensaje, como siempre, se me develó.

Ella continuó explicando que, aquello que criticamos de los otros, sin dudas nosotros lo haríamos distinto. Pero no porque seamos distintos del otro, sino porque hemos tenido la suerte de crecer influenciados de otra manera. ¡Piedad!, se nos pidió para con todo el resto de personas que no piensan, sienten y actúan igual que nosotros, incluso sean nuestra madre o padre. Todos hemos sido unos bebitos frágiles e indefensos, incluso el más espeluznante ser terrenal también bebió de leche materna.

Y alguien preguntó: ¿cómo frenar ese impulso de juzgar cuando lo que se ha vivido fue muy grave, para nosotros o para la sociedad? Para lo que la respuesta, también llegó: “perdonar no es sinónimo de tener que justificar aquellas acciones que sabemos dañan o han dañado la integridad de alguien más. A veces tememos quedar presos de justificar lo injustificable, y por ello tampoco perdonamos ni nos liberamos de esa energía jamás, quedando en un estado de muy baja vibración física y emocional, en la cual, enfermamos y resistimos la sanación. Pero perdonar NO es justificar. Es, simplemente, liberarse de verdad de esa tensión emocional dañina.

En ésta maravillosa Era del Despertar Consciente, SANAR es aceptar que tengo en mis manos la posibilidad de brindar mi mejor versión. Si podemos abrir nuestros corazones a nuestra alma, entonces lo habremos hecho todo: ese es EL cometido.

Hoy lunes, ¡empezamos!, pero en la semana, ¡continuamos! Y recuerda que siempre, -siempre-, se puede empezar de nuevo y cambiar 🙂

Escuchanos todos los lunes, a las 10hs de Argentina (GMT -3) desde el ordenador ingresando a EnsaladaVerde.com o desde tu móvil con TuneIn

Y encontranos en las redes también: Instagram y Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

preguntale-a-patricia