Editorial de Opinión: “La salud en manos comerciales”. -Correspondiente al Programa 3 de ¡El Lunes Empiezo! Radio-

LogoELEFinalSi bien en las últimas semanas se ha hablado bastante acerca de los secretos comerciales que controlan la salud, realmente de secreto, esto, no tiene nada. Siempre se dijo que la mejor manera de esconder un secreto era exponiéndolo lo más posible, porque la mente humana obvia lo obvio y tiende siempre a poner más atención a lo que imagina o idealiza, que a lo que realmente ve.

Siendo así, te propongo entonces que intentes desapegarte por unos minutos de la idea que hoy tienes de cualquier alimento que sabes que no creció naturalmente como tal, por ejemplo, el queso, e imagina verlo como un trozo de materia que vas a analizar debido a que es un producto que haces ingresar a tu cuerpo una y otra vez, en varias oportunidades durante el día, las semanas, ¡y los años!

Claro está que la idea que hoy tienes de ese producto no está basada en hechos reales sino, más bien, sostenida por un cúmulo de imágenes que se te ha ido ofreciendo con los años, que han manipulado la realidad. Tenemos un preconcepto de lo que comemos, sin investigar demasiado acerca del tema, confiamos en lo que “su envase demuestra”.

Pero la historia de los alimentos industrializados conserva un lado menos visible y muy real que engloba a los demás componentes que no se ven ni se comprenden, pero que ingresan a tu cuerpo con una intención bien marcada que va de la mano de crear una dependencia hacia él, influencia que nada tiene que ver con nutrirlo verdaderamente. Solo se han hecho con fines comerciales.

Siguiendo con el ejemplo de la elaboración del queso, con esa idea de la vaca feliz y dispuesta a dártelo todo sin pedirte nada a cambio, quizá te cueste recrear en tu mente todos los demás componentes que conformaron eso que te llevarás a la boca, por ejemplo, ¿conoces el agomaso que es la enzima extraída del estómago del ganado lactante para usar como cuajo?, el glutamato monosódico (resaltador del sabor), las grandes cantidades de cloruro de sodio, cloruro de calcio, nitrato de sodio o potasio, ácido acético, colorantes, grasas, incluso el almidón utilizado para abaratar sus costos. Sí, todo eso en un simple y blanco trozo de queso, sin hablar aún de la explotación animal que conllevó.

Bueno, visualiza tu desayuno, que no es simplemente pan, queso y mermelada, sino al menos unos 20 o 30 sutiles químicos más, y luego preguntas ¿qué es lo que me causó mi alergia y mala digestión, o por qué enfermo?

Por otro lado, en contraposición al ingreso de alimentos, evalúa conscientemente con qué frecuencia y efectividad crees estar sacando la parte tóxica de esos compuestos de tu cuerpo, si higienizas bien tus dientes y lengua (donde comienza la depuración de toxinas), si evacúas el intestino de forma eficaz lo suficiente o si orinas y transpiras adecuadamente. Siendo así, puede que alguna de esas sustancias componentes de los pseudo-alimentos realmente se te quede dando vueltas en tu interior, reteniéndose más que excretándose y, más aún al acumularse, influir negativamente en el equilibrio homeostático necesario para un cuerpo lo más nivelado posible. Creo que ya se va entendiendo el punto.

Si has podido verlo así, entenderás por qué considero que, al mensaje de prevención, mejora o curación de una enfermedad (sea cuál sea) le falta la revalorización de la importancia de adquirir una conciencia alimentaria ¡cuanto antes!

¿Qué lo que comemos no importa?, ¿Qué si estás en protocolo médico por un cáncer o pasando por una autoinmune o sufriendo grandes dolores, nada de eso tiene que ver con lo que estás comiendo? Bueno, eso es un absurdo. Si el mensaje de salud te ha llegado de esa manera, sugiero repensártelo teniendo presente que, porque unos estén de un lado del escritorio y otros, del otro, nada de eso les hace tener el control sobre tu cuerpo y tu vida. Ese empoderamiento te corresponde a ti, ¡lo tienes dentro!, y te harías un gran favor si recurres a él lo antes posible.

Hoy lunes, ¡empezamos!, pero en la semana, ¡continuamos! Y recuerda que siempre, -siempre-, se puede empezar de nuevo y cambiar 🙂

Escuchanos todos los lunes, a las 10hs de Argentina (GMT -3) desde tu ordenador ingresando a EnsaladaVerde.com o desde tu móvil con TuneIn-EnsaladaVerde

Y encontranos en las redes también: Instagram y Facebook

3 respuestas a Editorial de Opinión: “La salud en manos comerciales”. -Correspondiente al Programa 3 de ¡El Lunes Empiezo! Radio-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

preguntale-a-patricia