¡Por un 2017 a puro bienestar! ~Tchin Tchin~

El comienzo de un nuevo año siempre traer consigo la esperanza que abre puertas a los nuevos desafíos. Más allá de lo bueno o no tan bueno del anterior año, para los cuidados del cuerpo siempre es motivante la apertura de un nuevo ciclo tal y como ocurre, por ejemplo, los días lunes de cada semana como así también los días 1° de cada mes. Siendo así, las fechas iniciales suelen ser detonantes positivos para conectar con nuestros deseos e intentar cumplirlos. No obstante, cuando de hablar de adelgazamiento se trata, ese impulso motivador puede diluirse rápidamente si las acciones empleadas inicialmente para cambiar (comenzar una dieta o entrenamiento físico) solo se practican en modo “reactivo” en vez de hacerlas “pro-activamente”.

 

Actuar guiados por el cerebro en “modo reactivo” sería, por ejemplo, cuando al subirnos a la balanza y ver números indeseados, una emoción interior brota catapultándonos hacia dos posibles estados: “o me hiperestimulo y comienzo a cuidarme haciendo todo junto y perfecto, o me paralizo y me procrastino, no hago nada”. En mi primer libro titulado “Mentes Delgadas, Cuerpos Saludables” a esto le he llamado los modos reactivos del “todo o nada”. Tenemos la tendencia a creer que “reaccionar” ante una emoción es algo positivo, porque nos pone en actividades que creemos nos llevarán hacia el resultado esperado. Pero, seguro alguna vez has vivido esto, y entenderás cuando te diga que actuar en el “todo o nada” respecto del cuidado del cuerpo solo brinda buenos resultados en el corto plazo, pero no perduran en el tiempo. Las acciones reactivas están comandadas por aquella parte de nuestro cerebro más primitiva, que se basa en la supervivencia y la emocionalidad, pero son acciones menos conscientes y racionales, dos cualidades que sí nos llevarían a efectos duraderos.

 

Pero cuando ya se ha pasado una y otra vez por éste modo de actuar en automático, es bueno recordar que siempre, -siempre-, se puede empezar de nuevo y cambiar. Y si hasta ahora la gran mayoría de tus propósitos con tu cuerpo han quedado inconclusos, o han sido del corto plazo y no te han durado más de un año, ¡para nada tienes que dejar que ese modo de pensar reactivo controle tu vida! Al contrario, es bueno ver al cuerpo y a los síntomas como una posibilidad para replantear el camino a seguir: ha llegado la hora de cambiar tu enfoque. Y es que, para llegar verdaderamente a lo que llamo superación corporal y darle una solución definitiva a los kilos demás es conveniente acudir a acciones “proactivas”, elegidas con placer aprendiendo a incluir al “tiempo” en el proceso de cambio.

 

Una acción proactiva no se basa en el impulso sino, más bien, es pensada, sentida y luego, decidida. Así es como se logran los cambios duraderos, cuando somos capaces de observar el síntoma (eso que nos molesta de nosotros y que queremos cambiar) sabiendo que nuestro cuerpo jamás nos está atacando sino que se está expresando como puede para informarnos que es necesario un cambio de enfoque, y aprendemos a utilizar la motivación y voluntad que nos proveen todos éstos comienzos de cualquier ciclo pero, en vez de para “hacer, hacer y hacer repetida y automáticamente lo mismo de siempre”, primero nos atrevemos a sentir la posibilidad de cambio, pensar en la estrategia, y pautar acciones que verdaderamente nos llevarán a lograr la meta. A diferencia de las acciones reactivas que son comandadas por los cerebros primitivos, las proactivas incluyen a esa parte del cerebro que nos hace “humanos”, llamado cerebro neo-cortex, de la conciencia o del razonamiento.

 

De ahí la necesidad de aprender a alinear nuestros cerebros (los primitivos y el racional) para que todos funcionen juntos a la par, y nos hagan vivir mejores y superadoras experiencias. Por eso he decidido escribir éste artículo, para que ésta vez puedas regalarte un 2017 más certero en lo que al cumplimiento de tus metas se refiere, que lo hará ¡más placentero y duradero!

 

Realmente estoy convencida que siempre, -siempre-, se puede empezar de nuevo y cambiar. Nada nos detiene sino nuestra propia mente. Y por eso comenzar un año nuevo en un estado de mayor conciencia de cambios, y enfocados en que ¡sí, se puede!, será fundamental para que verdaderamente suceda.

 

Ten presente que probablemente llevas muchos años ya en la misma situación, con tus idas y venidas, pero más o menos igual. Eso significa que nada va a cambiar con el simple hecho de que le pongas ganas o fuerza de voluntad, sino que, si has permanecido en un estado físico que no te gusta por mucho tiempo, en cierta manera (y aunque no te guste), te has acostumbrado. Y sabes que el mayor reto que puede existir para la superación personal es animarse a salir del estado de confort.

 

Si, has oído bien, y no estoy diciendo que viéndote mal con tu cuerpo te sientas confortable, sino que es muy probable que ya te hayas acostumbrado a comprar ciertas tallas, a cocinar de una manera particular, a hacer y “des-hacer” tus acciones, a comer como lo haces y a ejercitarte fluctuantemente. Pero como dije antes, siempre se puede empezar de nuevo y cambiar verdaderamente si las acciones que emprendas a partir de ahora las sacas de tu fortaleza interior, de tu convencimiento más pleno de que ya no puedes seguir así y necesitas mejorar, e incluyes al tiempo en el proceso. Nadie te corre, no te preocupes. Solo es cuestión de que te centres en tu objetivo, lo describas bien y te entregues a esa sensación de placer que reaparece cada vez que sientes tener el control de tus acciones.

 

Adelgazar, comer sanamente, ejercitar tu cuerpo placenteramente, meditar, relacionarte mejor, tener buenos pensamientos y emociones, todo esto puedes lograrlo. Muchas personas (incluso yo misma hace algunos años atrás) llegado un momento en la vida sienten que no hay nada que los conforme, ninguna palabra o frase de aliento parece ayudarlos a sentirse mejor, porque sienten que “ya saben bien aquello que hay que hacer para cuidarse”, pero te pido un favor para éste maravilloso y nuevo ciclo que comienza, ¡vuelve a sorprenderte!, no temas ni dudes por no conseguirlo, si vas a dar el paso hacia los cuidados de tu cuerpo nuevamente, ¡hazlo con total entrega y placer!

 

Para ello te regalo un día en el modelo de alimentación que hace años he diseñado y practico que se llama Alimentación de Equilibrio Insulínico, ya que es la insulina una de las hormonas relacionadas con el adelgazamiento y, si te ayudo a nivelarla, entonces tu cuerpo se armonizará también:

 

En ayunas:

  • Jugo de un cítrico exprimido diluido con la misma cantidad de agua tibia

 

Desayuno:

  • Infusión a elección endulzada con stevia o con una pizquita de azúcar de mascabo o miel +
  • 1 tostada de pan integral rociada con 1 cucharadita de aceite de oliva o de chía y 3 cucharaditas colmadas de hummus (queso de garbanzos) o tofu (queso de soja)

 

Almuerzo:

  • Antes de empezar a comer consumir 1 fruta a elección +
  • Medio plato de ensalada de todos los vegetales que desees consumir en crudo, alineada con una cucharadita de aceite puro, sal marina o sal rosa y limón +
  • Medio plato de alimentos cocidos: wok de arroz integral con vegetales salteados y hongos +
  • Infusión a elección

 

Merienda:

  • Infusión a elección endulzada con stevia o con una pizquita de azúcar de mascabo o miel +
  • En una compotera colocar avena en copos + frutas picadas + almendras o maní tostado y leche vegetal (de avena o de almendras)

 

Cena:

  • Antes de empezar a comer consumir 1 fruta a elección +
  • Medio plato de ensalada de todos los vegetales que desees consumir en crudo, alineada con una cucharadita de aceite puro, sal marina o sal rosa y limón +
  • Medio plato de alimentos cocidos: hamburguesa de mijo o de quinoa +
  • Infusión a elección

 

Otras recomendaciones:

  • Los que trabajamos la nutrición holística integrada sabemos que no es conveniente realizar colaciones porque provocan lo que llamamos “ensuciamiento digestivo” con lo cual es bueno realizar 4 ingestas al día y, entre horas, beber solo agua o infusiones nobles de hierbas.
  • Evita los edulcorantes por completo, en mi último libro titulado “Puesta a Punto” de Editorial Urano te cuento el daño que provoca a nuestro sistema saturarse de bebidas y alimentos artificiales, incluso siendo “diet”.
  • Consume siempre la fruta antes de almuerzo y cena, eso te aportará (junto con otros alimentos como la ensalada de crudos y el détox de la mañana) una cantidad suficiente de nutrientes encargados de optimizar tu metabolismo como las enzimas y el oxígeno.
  • Bebe abundante cantidad de agua pura, no te engañes con otras bebidas porque el cuerpo necesita agua.
  • Pon atención en las combinaciones de los alimentos tal y como están en el ejemplo, comiéndolos así verás cómo ¡no hay alimentos prohibidos!, sino que es la combinación de ellos la clave.

 

Todo cambia cuando TÚ cambias. Empieza por aquí, y permítete sorprenderte, un año nuevo comienza junto con la posibilidad de la concreción de tus deseos.

 

¡Que tengas un gran año!

 

Lic. PATRICIA ROBIANO. Health Coach

Alimentación Consciente y Coaching Motivacional

www.patricia-robiano.com | info@patricia-robiano.com

Av. Alicia M. de Justo 1150 – CABA | +54 11 5353 4821

2 respuestas a ¡Por un 2017 a puro bienestar! ~Tchin Tchin~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

preguntale-a-patricia